Última actualización: 27.05.20

 

La importancia de las botas de senderismo es fundamental para que nuestra ruta no se convierta en un martirio. Por eso, es clave tener presentes algunas ideas antes de elegir un producto concreto y poco adecuado.

 

Todo buen senderista sabe que los pies son una de las partes fundamentales a la hora de afrontar una ruta. Por eso, su cuidado correcto es un aspecto clave para cualquier senderista. Un cuidado que empieza por la elección de las mejores botas de senderismo (en este enlace encuentras para analizar varios productos) que podamos encontrar, como fuente para evitar problemas en tu ruta. Para que tengas más claro en qué debes fijarte a la hora de realizar tu compra, te damos algunas orientaciones, con las que te será más fácil evitar los inconvenientes que unas malas botas de senderismo pueden provocar en tus pies.

 

Piensa en el terreno

Al igual que ocurre con los neumáticos de nuestros coches, las botas de senderismo también cambian conforme al terreno por el que nos movemos. Porque no es lo mismo caminar por senderos tranquilos que moverse en terrenos muy escarpados o cargados de piedras afiladas. Algo que han tenido en cuenta los fabricantes, ofreciéndote una amplia gama de productos entre los que elegir el diseño de suela y el planteamiento general más conveniente para cada terreno y ruta.

En general, la mayor parte de las botas de senderismo del mercado están pensadas para actividades livianas o poco exigentes. Suelen ser botas más baratas y cuentan con diseños casi más parecidos a unas zapatillas o botas convencionales. Por otra parte, las botas para alta montaña tienen diseños más agresivos y suelas con un relieve más profundo, a fin de darte mayor agarre en estos terrenos complejos. 

Entre ambas, tenemos los modelos de media montaña, con aspectos de los dos productos antes mencionados. Así que todo es cuestión de elegir lo que necesitemos conforme al terreno por el que nos movamos.

 

La longitud de la caña

La caña de la bota es la parte que cubre nuestra pierna desde el talón. Un parámetro que aporta mayor estabilidad y protección al tobillo y la parte baja de la pierna a medida que la caña es más alta. En general, no se recomienda el uso de botas de caña baja salvo que el terreno sea muy liviano y plano. Si esta protección se te queda corta, entonces evalúa los modelos de caña media. 

Esta caña da mayor comodidad que los modelos de caña alta, aunque con una menor protección que los modelos de alta montaña. En estos terrenos muy escarpados resultan mucho más útiles los modelos con esa caña alta, que evitan torceduras y ayudan a sacar los pies de las zonas más complicadas que podamos encontrar en nuestro camino.

Con membrana o sin membrana

Cada vez son más las botas de senderismo que incluyen una membrana en la parte de la suela. Entre estas membranas se encuentran las de Gore Tex o el Sympatex, entre otros productos. Estas membranas tienen la capacidad de mantener una adecuada transpiración y evitan que el agua penetre en el interior de la bota. Obviamente, estas ventajas tienen un coste, por lo que las botas dotadas de estas membranas son más caras que las convencionales.

Como alternativa, contamos con las botas de senderismo con membranas repelentes del agua. Generalmente, se basan en sistemas textiles, cuya protección no es tan efectiva como las comentadas. Al menos, su precio es algo más ajustado. De nuevo, la preferencia depende del tipo de rutas que realices, siendo recomendable dar el salto a los modelos de membrana si tienes previsto vadear ríos o si te mueves en zonas donde los charcos son habituales y la humedad es elevada.

 

Nivel de transpiración

En paralelo al tema de la membrana tenemos que hablar del nivel de transpiraron de las botas. Precisamente por su diseño, estas botas tienen el inconveniente de que provocan una alta sudoración de los pies. Parte de esa sudoración se produce por la actividad física, mientras que otra parte de ella se debe al alto nivel de cobertura de las botas respecto de los pies. Por eso, conviene verificar el grado de transpiración de los pies de la bota que estemos evaluando.

Esta transpiración depende de los materiales utilizados en la fabricación de la bota. Si eliges un producto que cuente con insertos de malla, aperturas de transpiración u otras opciones, será mucho más fácil que el pie no se sobrecaliente. Respecto de los materiales, los más ligeros suelen ofrecer una mejor transpiración que aquellos más tupidos o gruesos.

Peso de la bota

Las botas de senderismo suelen ser pesadas, al menos en comparación con unas zapatillas convencionales. Algo que también conviene tener en cuenta, puesto que cuanto mayor es el peso del producto, mayores son las molestias que esta carga adicional puede provocar sobre los pies y las piernas durante la ruta. 

En general, el peso de las botas puede llegar a un kilo aproximadamente, aunque lo habitual es que la bota tenga un peso de 600 a 800 gramos. Respecto de las botas de senderismo de alta montaña, debido a la protección adicional que incluyen es lógico que el producto tenga más peso. No obstante, sigue siendo recomendable que apuestes por modelos lo más ligeros posible.

 

Dureza y flexibilidad

Como aspecto final, es necesario comentar tanto la dureza como la flexibilidad que tiene la bota. El nivel de flexibilidad de este producto es variable, siendo generalmente más rígida a medida que el producto tiene un mayor nivel de protección a la hora de caminar. En líneas generales, se distinguen tres tipos diferentes de flexibilidad.

El primero serían las botas de senderismo blandas, adecuadas para terrenos llanos y de baja montaña, en los que la protección no es elevada. A cambio, ofrecen una mayor comodidad. En el extremo opuesto, tenemos las botas rígidas, que apenas permiten flexionar el pie. Son idóneas para alta montaña y terrenos muy escarpados, pues protegen con firmeza nuestros pies ante todo tipo de amenazas. 

Entre ambos extremos tenemos las botas de dureza media, adecuadas para terrenos mixtos y que permiten cierta flexión del pie, con una adecuada protección de tipo medio. Todo depende tanto del terreno por el que te quieras mover como de tus propias preferencias personales.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments