Última actualización: 06.04.20

 

A los niños les encanta ir de paseo, jugar en la playa o sumergirse en la piscina, sobretodo en la época de verano cuando el calor es insoportable. Para ello, los padres suelen empacar trajes de baño, protector solar y el infaltable flotador, pero ¿te has puesto a pensar en lo peligroso y poco confiable que podría ser este producto?

 

Los flotadores no son más que una pieza que al estar en contacto con el agua no se hunden por sus propiedades y características en cuanto al diseño y composición. Suelen estar fabricados con materiales ligeros como el corcho y el plástico y son generalmente utilizados por niños que no poseen la capacidad de nadar o se encuentran aprendiendo.

La forma de utilizarlos comienza primeramente teniendo que inflarlos mediante una válvula que poseen en su estructura. Seguidamente son colocados alrededor del cuerpo de los más pequeños de la casa, para que puedan flotar con facilidad en el agua y se encuentran disponibles en una gran variedad de formas y tamaños. Es decir, son representados por diversas figuras que pudieran ser hasta divertidas y atractivas. Pero, ¿alguna vez te has preguntado si este artilugio es realmente seguro para el uso de un niño estando en la piscina o en la playa? 

Al poseer un flotador que ayude al niño a mantenerse al nivel de la superficie de la piscina o el mar, algunos padres se muestran despreocupados al pensar que están completamente a salvo. Sin embargo, ha quedado demostrado que hasta los mejores flotadores pueden representar un grave peligro durante su uso si es que no poseen ciertas características que los hacen confiables.

En verano, el uso de la piscina y la playa suele ser común, por lo que aunque nuestros niños se encuentren con flotadores hay que prestar especial atención, ya que un descuido podría resultar fatal tanto para los padres como para los pequeños, ya que no hace falta mucha agua y tampoco mucho tiempo para que un niño pueda ahogarse especialmente si este no sabe nadar.

Por esta razón, más que gastar dinero en flotadores de todo tipo y de todas las formas, es importante que enseñes a tu pequeño a nadar, ya que esta sería la solución al hecho de mantenerte siempre alerta, por ejemplo, mientras tu pequeño juega y se divierte en una piscina de poca profundidad. Pues según los comentarios de los expertos, cada día existen mas críticas contra los flotadores para niños, un invento que al parecer es poco confiable.

¿Porque son considerados los flotadores un producto peligroso para el uso de los niños?

Hoy en día este producto suele ser duramente criticado, incluso ha quedado prohibido en algunas piscinas por el hecho de presentar un inconveniente inquietante y es que estos suelen darse la vuelta con gran facilidad dejando al usuario cabeza abajo en el agua, desprotegido y en grave peligro. Asimismo, hay pequeños que se salen del flotador al levantar los brazos inconscientemente de manera que terminan sumergidos y desesperados ante tal evento. También suelen ser un producto peligroso por el material de fabricación que se haya empleado durante su elaboración, pues algunos modelos contienen compuestos nocivos para la salud de los niños entre ellos el ftalatos, que en cantidades excesivas, suponen cierto tipo de riesgo si es chupado por los niños.

Por estas razones aunque se tiene tendencia a creer que los más pequeños de la casa están seguros mientras utilizan flotadores, lo cierto es que hay aspectos que no quedan del todo cubiertos en cuanto a este importante tema.

De esta manera La Organización de Consumidores y Usuarios conocida por su abreviatura como “OCU” he emitido una alerta en donde describen a las figuras de tipo hinchable como objetos que lejos de proporcionar seguridad, pueden convertirse en un peligro, especialmente para los pequeños, cuando se utilizan en el mar, ya sean colchonetas o flotadores con formas de barco, tiburón o donas. Pues alegan que no son elementos de seguridad y no cumplen con las normas elementales de flotabilidad.

Asimismo, como mencionamos anteriormente la OCU sugiere enseñar a sus hijos a nadar en cuanto sea posible, para de esta manera evitar tragedias irreparables. También hicieron un llamado para que los pequeños utilicen manguitos, burbujas o chalecos, ya que este tipo de objetos pueden ayudar en la flotación. Eso sí, piden abiertamente a sus padres y supervisores nunca dejar sin vigilancia a los pequeños mientras se encuentren en el agua.

¿Qué características debe poseer un flotador seguro y confiable?

De acuerdo con las descripciones y comentarios de muchos expertos, los flotadores deberían contar como mínimo con una doble cámara de aire, una hebilla con doble cierre y una válvula anti-retorno, que ayude a retener el aire en su interior. De esta manera, utilizarlos en niños podría ser un poco más confiable.

Anteriormente recomendamos el uso de chalecos debido a que brindan un nivel de protección considerable sobre todo cuando el niño no sabe nadar, a diferencia de las burbujas, estas son más útiles cuando el pequeño ya tiene una práctica previa referente a la acción de nada. Por su parte, los maguitos aunque ayudan un poco, no son apropiados para que el niño intente aprender a nadar puesto que dificultan notablemente el movimiento de los brazos.

 

¿Cuándo permitir el uso de juguetes acuáticos y flotadores?

El uso de flotadores debe ser permitido por los padres y representantes de los niños cuando cuenten con las características anteriormente descritas o en su defecto cuando los más pequeños de la casa se encuentren en zonas donde puedan apoyar los pies, ya que de esta manera sería casi nula la posibilidad de que puedan ahogarse.

 

Recomendaciones de la OCU

Algunas de las recomendaciones brindadas por la OCU tienen que ver con la toma de conciencia de los padres al evitar llevar a los niños a aguas profundas y en caso de supervisión comentan que se debería estar siempre atento a las corrientes que puedan arrastrar con facilidad una colchoneta hinchable.

Por su parte, también hablan sobre el hecho de evitar playas que carecen de la supervisión o el servicio de socorristas, que podrían salvar la vida de quien lo amerite.

También consideran importante que, como adulto, puedas respetar las banderas que delimitan el espacio seguro y no seguro, para evitar inconvenientes a la hora de nadar en el mar.

 

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notificar de