Última actualización: 16.10.19

 

Conocer el tipo de colchón hinchable que vamos a adquirir es un aspecto fundamental para el éxito de la compra, ya que muchas veces sólo nos basamos en lo agradable de su estética, práctico almacenamiento y transporte. Sin embargo, es importante tener en consideración las fortalezas y debilidades del producto.

 

Al decidir colocar en uso un colchón hinchable será necesario que tomes en consideración algunos consejos prácticos, que te ayuden a aprovechar al máximo los beneficios del producto. Por ejemplo, los colchones hinchables no son superficies de descanso para un uso cotidiano, pues pesar de la gran popularidad obtenida por los colchones hinchables en los últimos años, los expertos de la salud del sueño recomiendan que este tipo de superficies de descanso sean usadas de forma ocasional, es decir, para ir a la piscina, de campamento o como colchón auxiliar en caso de que las visitas pasen la noche en casa. 

Y es que según estudios realizados en laboratorio, los colchones hinchables no son capaces de proporcionarle al cuerpo un adecuado nivel de estabilidad. Así, al tumbarnos sobre él, la columna no consigue adoptar su curvatura natural para un correcto descanso.

Por su parte, la calidad del material de fabricación influye directamente en la estabilidad obtenida. Por ello, debes verificar  que el polímero empleado para la confección sea de alta gama y medianamente robusto, ya que si este es muy delgado comenzará a estirarse con el constante uso. De esta manera, sentirás un ligero hundimiento en la superficie, que terminará restándole confort a tu descanso.

Finalmente, hinchar el colchón al tope puede acarrear consecuencias. Deberás ser cuidadoso durante el proceso de llenado de la superficie de descanso, puesto que si lo hinchas al máximo, podrías generar un alto nivel de dureza. Con respecto a esto, es importante que sepas que una superficie rígida no le conviene a tu cuerpo, ya que no conseguirás un soporte homogéneo y por ende, se generarán puntos de tensión.

 

Lo bueno y lo malo de adquirir un colchón hinchable

Todo producto posee aspectos tanto positivos como negativos con respecto a su diseño, fabricación y funcionamiento. Los colchones hinchables no son la excepción. Por ello, antes de concretar la compra de algún modelo en específico, necesitarás saber lo bueno y lo malo de adquirirlo.

 

 

Lo bueno

Los colchones hinchables se caracterizan por ser de fácil almacenamiento, ya que una vez que los has vaciado se pueden plegar fácilmente. En este sentido, no sólo ocuparán poco espacio, sino que también podrás llevarlos contigo al salir a la piscina, de campamento o a cualquier otro lugar.

Además, su formato se adapta a las medidas de los colchones de muelle o viscoelásticos, por lo que no tendrás inconvenientes con respecto a la compatibilidad con la cama. 

No podemos dejar de mencionar su método de llenado y deshinchado, que suele ser bastante rápido, así como también el hecho de poseer un alto nivel de carga, que muchas veces alcanza los 300 kilogramos. Esto se debe a la utilización de materiales sintéticos de alta gama, que suelen ser certificados, tratados hipoalergénicamente y respetuosos del medio ambiente.

 

Lo malo

Un aspecto poco favorecedor en los colchones hinchables es el tema de las fugas de aire, que se presentan de manera repentina por múltiples causas como deterioro en las válvulas o aislamiento en el área de cierre de las mismas. Igualmente, están los tan comunes pinchazos debido a la falta de cuidado o algún accidente.

 

Clasificación de los colchones hinchables según el tipo de llenado

Los colchones hinchables son superficies de descanso que requieren de un volumen específico de aire en su interior para ser utilizados. Si bien todos los modelos de este tipo incorporan una válvula de entrada para la conexión de la respectiva bomba, también es cierto que el mecanismo de funcionamiento de dicho inflador puede variar. Se trata de un aspecto de gran importancia, que podría influir significativamente en el tiempo y practicidad al montar el colchón. Por ello, debes mantenerte atento al seleccionar el producto y hacer hincapié en su clasificación según el tipo de llenado.

 

 

Colchones hinchables con bomba manual

La bomba manual es un método de hinchado seguro y a bajo coste. Se trata de un equipo compacto, ligero, que puedes llevar perfectamente en la mochila al salir de campamento o colocarlo en el armario sin que reste mucho espacio. Además, su funcionamiento intuitivo te permitirá llenar el colchón en un máximo de 10 minutos. Lo mejor de todo, es que existen muchos modelos en el mercado y puedes adquirir uno a partir de cinco euros.

 

Colchones hinchables con bomba externa

Los colchones con bomba externa han adquirido gran popularidad en el mercado, ya que minimizan el tiempo de llenado y el esfuerzo realizado por el usuario para manipular el equipo al bombear el aire. Así, sólo tienes que liberar la tapa de la válvula de llenado y conectar en ella la boquilla del inflador. Después, presionas el botón de encendido del equipo para que comience a liberar el aire dentro del colchón.

Claro está, por tratarse de un aparato eléctrico, tendrás que haber previamente enchufado su cable de alimentación a la fuente de poder más cercana. De esta manera, conseguirás un hinchado automático, rápido y sencillo. Sin embargo, este tipo de llenado tiene como contra el nivel de ruido generado tanto al estar en marcha la bomba como al liberar la válvula de salida para deshinchar el colchón.

 

Colchones hinchables con bomba eléctrica a control remoto

Las superficies de descanso con bomba eléctrica a control remoto son productos mucho más sofisticados, pensados para brindar una mejor experiencia de uso a las personas. De hecho, estos modelos han sido considerados como los mejores colchones hinchables del 2019. Se trata de un pequeño y ergonómico inflador de tipo eléctrico, que se encuentra estratégicamente en uno de los laterales del colchón. Con este dispositivo podrás ajustar de forma automática y silenciosa la suavidad o dureza de la superficie de descanso, según tus necesidades. Es importante destacar que al momento de vaciar el colchón necesitarás hacerlo manualmente, ya que el equipo no tiene capacidad para llevar a cabo la completa eliminación del aire.