Última actualización: 16.10.19

 

De no ser detectada a tiempo, una pequeña fuga de aire en la estructura de nuestro colchón hinchable, podría terminar con la vida útil del producto. Por ello, es tan importante aprender a identificar cualquier tipo de ruptura, así como también a repararla. 

 

No todos tenemos las mismas necesidades de descanso al momento de tumbarnos sobre un colchón, ya que hay quienes buscan comodidad mientras que otros desean aliviar alguna afección a nivel de la espalda, cuello, región lumbar, entre otras. En este sentido, los fabricantes han sido muy consecuentes, haciendo uso de tecnología de vanguardia y combinando materiales certificados de alta gama ¿El propósito? Lograr satisfacer los requerimientos de cada uno de los compradores, ofreciéndoles colchones con dureza alta o intermedia, formatos individuales o con lechos independientes. 

Asimismo, algunos diseños suelen ser adaptables a la temporada de invierno y/o verano, tratados hipoalergénicamente, entre otras muchas características realmente beneficiosas para los usuarios. Sin embargo, este par de superficies de descanso no son las únicas que existen en el mercado, puesto que al revisar los catálogos de compra encontrarás los colchones de tipo hinchable. Estos productos, al igual que los modelos antes mencionados, están dirigidos tanto al target infantil como adulto y poseen una estructura resistente, que resulta fácil de manipular y almacenar. 

Por lo general, productos suelen ser usados como colchones auxiliares, siendo bastante adecuados en caso de que alguna visita se quede a pasar la noche, cuando salimos de campamento o vamos a la piscina. Sin duda alguna, los colchones hinchables son una opción sumamente versátil que tenemos a nuestro alcance.

 

 

Acerca de los colchones hinchables

Los colchones hinchables son estructuras confeccionadas con materiales sintéticos, que ofrecen un buen nivel de soporte, resistencia y dureza. Igualmente, incorporan revestimientos textiles especiales en sus caras, que proporcionan la protección y confort necesarios para descansar toda la noche sin interrupciones. Además, te permitirán conservar una correcta postura corporal, sin preocuparte por los molestos puntos de tensión.

Entre las particularidades de este tipo de colchones está el tema del deterioro, que es un aspecto que está latente desde el primer día, sin importar que hayas adquirido el mejor colchón hinchable del momento (En este enlace puedes encontrar algunas opciones de compra). Recordemos que al hinchar la estructura, si no somos lo suficientemente cuidadosos, podríamos sobrepasar el límite de aire acumulado. Así, al tumbarnos en él la presión comenzará a generar una ruptura y una posterior fuga. Igualmente, sucede al desmontarlo, por eso es importante controlar la salida de aire de las válvulas para que esta no sea abrupta.

Otros factores que pueden influir en el deterioro del producto es su colocación sobre superficies con algún borde afilado o pequeñas astillas, entre otros. Esto suele ser muy común cuando salimos de campamento, por ejemplo, por lo que debes mantenerte atento y limpiar el área en donde planeas colocar el colchón.

 

¿Cómo saber si nuestro colchón hinchable se ha pinchado?

La señales de una fuga de aire en nuestro colchón hinchable muchas veces no son tan evidentes como suponemos, por lo que debemos estar atentos. Por ejemplo, la pérdida de firmeza de la superficie del colchón, suele ser un indicador bastante certero de que algo no va bien. Asimismo, necesitarás tener un registro del tiempo de duración del hinchado del colchón. De esta manera, si notas que comienza a deshincharse en pocos días, tendrás que revisar cuidadosamente toda la estructura para corroborar la magnitud del daño. En este sentido, es importante que sigas los pasos que seguidamente te explicamos, con el propósito de detectar el punto exacto en donde se encuentra localizada la fuga y así repararla.

 

Elije el espacio

Necesitaremos llevar el colchón a un área exterior con una buena iluminación. En este sentido, deberás seleccionar un espacio de tu jardín o patio y proceder a revisar que no haya ningún objeto que pueda llegar a romperlo. De hecho, lo recomendable sería extender en la superficie algún textil como medida de protección para no deteriorar el colchón.

 

Hincha la estructura

Una vez colocado el colchón sobre la superficie que previamente hemos acondicionado en el área exterior del hogar, deberás proceder a coger la bomba de llenado e hinchar completamente la estructura. Recuerda ajustar correctamente las tapas de las válvulas.

 

Identifica la fuga

En un recipiente, vierte una medida de agua con otra de detergente y procede a agitarlo con una paleta, obteniendo de esta manera una mezcla espumosa. Después, coge una esponja o paño suave y esparce la solución sobre el colchón, siendo necesario que te mantengas atento a identificar algún área que con salida de aire. Así, habremos hallado el pinchazo y sólo restará realizar una marca sobre ella con la ayuda de un bolígrafo.

 

Deja secar

Coge un paño húmedo y retira todos los excesos de la mezcla jabonosa aplicada, siendo necesario que dejes el colchón en un lugar ventilado y bajo la sombra hasta que se seque completamente.

 

 

Métodos sencillos para reparar tu colchón hinchable

Al momento de pensar en reparar tu colchón hinchable tienes dos opciones, siendo el caso de la utilización de un kit de reparación o con ayuda de un adhesivo especial que no requiere de parches.

 

Usa un kit de reparación

Los kit de reparación para colchones hinchables son de fácil adquisición e incorporan algunos parches, pequeñas láminas de lija y pegamento especial. Además, su uso es bastante sencillo, por lo que no necesitarás la ayuda de un profesional.

Una vez identificado el pinchazo, tendrás que lijar dicha área cuidadosamente y limpiarla con un paño de tacto suave, humedecido con alcohol. Así, podrás proceder a retirar el seguro de las válvulas para liberar el aire contenido en la estructura. Después, aplica el pegamento sobre el parche y colócalo sobre el área afectada, ejerciendo presión con los dedos para que se adhiera correctamente. Como paso final, sólo resta esperar el tiempo pautado por el fabricante para el secado del producto.

 

Aplica adhesivo vinílico

Otra buena opción para reparar tu colchón hinchable es el adhesivo vinílico o acetato polivinilo (PVA), un pegamento al frío que surge gracias al proceso de polimerización aplicado al acetato de vinilo. Su uso no requiere de la incorporación de parches, por lo que sólo deberás aplicarlo uniformemente sobre el pinchazo y dejar reposar unos minutos, para seguidamente colocar una o dos capas más. Después, deja el colchón en un área ventilada durante al menos 72 horas antes de comenzar a utilizarlo.