Última actualización: 16.10.19

 

Los avances tecnológicos están presentes en todas las áreas, como mecanismos para ayudar a hacer la vida más fácil y funcional, tal es el caso de actividades como el camping. Con la nueva nevera portátil de Fenik Yuma, que no requiere ni hielo ni electricidad para funcionar, es posible decir adiós a los problemas comunes de de enfriamiento. 

 

Conservar los alimentos y las bebidas a una temperatura óptima requiere de esfuerzo. Para lograrlo es necesario contar con una nevera. Gracias a los avances de la tecnología, cuando se está en casa no hay mayor complejidad, pues basta con introducirlos a la nevera o al freezer principal, para que se mantengan a temperatura y no se estropeen por el calor.

El uso de las neveras en locales comerciales, oficinas y hogares es común. Para nadie resulta complejo abrir las puertas y refrigerar, porque todo esto lo hace la electricidad. Antiguamente, las cosas eran de otro modo. Para poder mantener y conservar los alimentos era necesario contar con muchas cantidades de hielo. Aun así, buena parte de la comida se estropeaba. De igual modo, antes tampoco era común que las neveras enfriaran el agua, de allí que este líquido solo se podía tomar a temperatura ambiente. 

 

La llegada del refrigerador

Con el invento del refrigerador y su llegada al mercado, se abrieron nuevas posibilidades. Cualquiera podía tener uno de estos en su casa, ya que los había de distintos precios, diseños y tamaños. Actualmente, las neveras son equipos de uso común, que destacan en muchos casos por ser sofisticados e incluir varias funciones. De hecho, hay algunos modelos que incluyen cámara interna, de modo que el usuario ni siquiera debe abrir las puertas para ver qué hay en el interior.

De igual modo, hay algunas alternativas que producen hielo. Otras tantas, cuentan con conexión para suministrar al usuario agua filtrada. Por ello, los refrigeradores son equipos que llegaron para facilitar la vida y para quedarse en el mercado. Año tras año, cada marca se renueva, ofreciendo nuevas ventajas y desarrollos que conquistan a los usuarios. 

 

 

¿Y para los viajes?

Ahora bien, la situación cambia cuando se trata de mantener la temperatura y conservar fríos los alimentos y bebidas durante un viaje o salida de camping. Llevarse la gran nevera del hogar no es una opción viable, mientras que las neveras tipo cava pueden ser insuficientes. Todo esto lleva a que se genere un problema de enfriamiento. 

Sin embargo, ahora hay una nueva opción que sirve para las bebidas y alimentos durante las escapadas a zonas lejanas de la ciudad. Conscientes de la necesidad de un equipo portátil y funcional, la marca Fenik ofrece una nevera portátil que no requiere de hielo y tampoco de electricidad, gracias a que funciona con una tecnología de última generación, que permite conservar los alimentos y bebidas a una temperatura adecuada. 

 

Alternativa futurista

Tal como si viniera del futuro y aunque parezca poco probable para muchos, esta nevera es capaz de funcionar sin energía eléctrica y tampoco requiere de hielo. Por ello, puede ser una alternativa adecuada para quienes desean pasar uno días en la montaña, en la playa o quieren hacer una excursión a un lugar recóndito y con poco acceso a la energía eléctrica. 

Conservar los alimentos no será un problema en estas situaciones, ya que solo es necesario contar con esta interesante innovación. De igual modo, hay algunas alternativas que pueden ser adecuadas, tales como las neveras portátiles tradicionales que no requieren de electricidad y solo necesitan hielo. Aunque son una opción popular entre los usuarios, este tipo de neveras tiene sus desventajas. Por un lado, es complejo cargarlas y por el otro, cuando el hielo se derrita, que ocurrirá tarde o temprano, el contenido del interior quedará flotando en el agua y muy probablemente se estropee. 

Sin embargo, será decisión de cada persona inclinarse o no por esta alternativa. En general, hay algunas opciones interesantes y una que otra puede ser considerada como la mejor nevera portátil de relación calidad precio. De modo que, de acuerdo al tiempo del viaje y de lo que se espera almacenar en el interior, esta podría ser una alternativa conveniente, a un bajo coste.

Por otro lado, para quienes están interesados en otras neveras portátiles más tecnológicas y sofisticadas pueden recurrir a neveras de compresor, híbridas, termoeléctricas o incluso a las de absorción. En contraposición, cada uno de estos modelos tiende a ser pesado, por lo que su portabilidad resulta casi nula. Asimismo, requieren de energía eléctrica y su coste es elevado.

 

 

La solución al problema 

Para buscar solución a esta disyuntiva, la empresa norteamericana Fenik ha innovado con uno de sus más recientes modelos, la Fenik Yuma. Esta nevera puede enfriar sin necesidad de hacer uso de hielo y tampoco requiere de electricidad. Para que su funcionamiento se mantenga, solo es necesario que el depósito cuente con unos cuatro litros de agua, ya que añadiendo el vital líquido al depósito, se pueden mantener refrigerados hasta 60 litros en volumen de alimentos.

Esta nevera tiene unas dimensiones de 57 x 45 x 39,5 cm. Además, sus paredes están elaboradas de un material que puede llenarse de agua y que al mismo tiempo permite que el vapor se vaya hacia el interior del equipo, todo esto sin que se filtre el agua en estado físico.

De hecho, es la evaporación del agua lo que genera la temperatura fresca en el interior de la nevera. Según ha asegurado el fabricante, es capaz de mantener a unos 14 ºC, lo que suele ser mucho más frío que la mayoría de la temperatura ambiente y suficiente para que los alimentos se mantengan conservados hasta por  cinco días. 

Al ser una innovación de última generación, no es tan popular como las neveras convencionales. Para optar por esta nevera portátil que no requiere de electricidad se deben invertir unos 105 euros, aproximadamente. De hecho, el fabricante comenzó una campaña en KickStarter que ayudará a financiar el proyecto.