Última actualización: 27.05.20

 

La comodidad es una parte clave de tu ascenso hacia la cumbre, pues un senderista incómodo al caminar no puede llegar muy lejos. Los pies mojados son una de las cosas más desagradables para alguien que debe desplazarse por kilómetros en subidas y bajadas, por lo que aprender cómo evitar esto puede ayudarte a descubrir más rutas.

 

Pocas cosas son tan horribles para un senderista como mojarse los pies y tener que caminar con zapatos empapados en agua de origen desconocido, que puede traer tierra, piedras y una incomodidad increíble al dar cada paso. Enfrentarse a la naturaleza siempre es impredecible y, si decides caminar en otoño o invierno, entonces las probabilidades de encontrarte con lluvias, charcos y pies mojados aumentan. Volverse a casa con las botas secas en un hito inigualable que muchos senderistas tienen como objetivo al finalizar su recorrido.

Muchas veces, pasamos por esa desagradable experiencia en la que terminamos llenos de agua debido a una tormenta, por lo que, para la próxima ruta, decidimos llevar un paraguas. Nos protegemos de la lluvia con él y nos damos cuenta que nuestros pantalones igual se mojan, por lo que requieres de algo más. En este proceso terminas dándote cuenta que, si no se tiene cierto equipamiento y la lluvia nos alcanza, entonces es imposible no terminar con piscinas dentro de los zapatos, y algo peor que caminar con los pies mojados es soportar el olor que queda en el calzado después del viaje.

Evitar esto es imperativo, pues te ahorrará momentos de disgusto y horas de limpieza para devolverles el buen olor a tus zapatos favoritos.

 

¿Qué debes llevar contigo para no mojarte los pies?

El recorrido desde las nubes hasta tus pies es una línea recta, por lo que, si está lloviendo, hay un 99% de probabilidades de que tus zapatos se mojen. Algunos impermeables y el uso de paraguas pueden minimizar la cantidad de agua que llega a tus calcetines, pero es casi seguro que, aunque sean pocas, algunas gotas llegarán a ellos.

Para evitar esto, debes proteger toda la zona encontrada debajo de las rodillas. Tu primera gran compra será la de unos pantalones impermeables y, para complementar, unas polainas serán las que optimicen la protección.

Es posible que no tengas dinero para estas dos cosas y quieras buscar otra solución más económica y, afortunadamente para ti, esta también existe. Esta opción es temporal, pero podrá ayudarte a combatir los charcos en la montaña. Tus alternativas pueden ser:

 

 

1) Pantalones impermeables

Si un pantalón se empapa con agua, se necesitarán pocos minutos para que empiece a gotear y llene tus zapatos. De allí deriva la importancia de comprar un par de pantalones impermeables que eviten esto.

Los modelos de este tipo pueden usarse encima de otras prendas, por si tienes frío, por ejemplo, pero lo más importante es que no filtrarán el agua y no se mojarán debido a la lluvia. Estos pantalones están hechos específicamente para actividades deportivas, por lo que podrás moverte libremente y ejercitarte sin problemas.

Algunos modelos más modernos poseen cualidades para condiciones extremas, como telas resistentes a rasgaduras y aptas para soportar climas de muy bajas temperaturas. Estos, la mayoría de las veces, tienen polainas incluidas, sin embargo, si el modelo que elegiste no las posee, verifica inmediatamente qué polainas comprar (En este enlace encuentras varios productos para analizar) y adquiérelas.

 

2) Polainas

También conocidas como calentadores, las polainas son un producto versátil que tiene muchas cualidades para ser de tamaño tan pequeño.

Las polainas tienen diversas funciones, pero las más conocidas son dos: no dejar que piedras u otros elementos entren en las botas y mantener los pies secos. Colocarse un par es extremadamente sencillo y, en pocos minutos, tendrás una protección desde tu talón hasta tu rodilla.

Se ajustan usando cremalleras, broches, velcro y elásticos, además de venir con materiales que las adaptan al calzado sin causarle daño a este último producto.

Las polainas más modernas ofrecen protección contra viento y temperaturas muy bajas también, por lo que adquirir un buen par te permitirá estar seguro en todo momento contra varias adversidades que te puedes encontrar fácilmente en una ruta de montaña.

 

 

3) Bolsas

Comprar un par de pantalones impermeables nuevos o adquirir unas polainas para mejorar tu rendimiento es una grandiosa idea, sin embargo, desafortunadamente, muchas veces no se tiene el dinero necesario para ambas cosas. Hay quienes pueden adquirir uno de estos productos y los que no pueden comprar ninguno.

No obstante, con trucos viejos también puede lograrse un paseo ameno sin tantas probabilidades de pies mojados debido a la lluvia. Conseguir esto solo requiere de dos materiales: bolsas plásticas y cinta adhesiva.

Cualquier bolsa puede ayudarte, desde las encontradas en los supermercados hasta las bolsas usadas para la basura. Debes tener en cuenta que sudarás mucho debido a la falta de transpiración de las bolsas, sin embargo, podrás caminar con mayor comodidad con tus pies secos.

Coloca algunas bolsas sobre tu calcetín y ponte tus zapatos después, cubriéndolas. Encima del pantalón coloca otras bolsas desde la rodilla hasta el tobillo. Haciendo esto, podrás tener una tarde sin pies mojados.

 

4) Zapatos

Si ninguna de estas alternativas te llamó la atención, entonces puedes hacer la compra de zapatos con cualidades impermeables para intentar mantener tus pies lo más secos posibles. Estos no logran protegerte contra grandes lluvias, pero las lloviznas no te molestarán al usar un calzado impermeable.

 

Mojé mis pies. ¿Qué hago?

Si caíste en la batalla y tus pies se mojaron, poco puedes hacer más que darte un baño con agua caliente, lavarlos muy bien y esperar que se sequen.

Después de esto, procede a lavar tu calzado con agua y jabón para eliminar la suciedad y, como sabemos que igual adquirirá un mal olor, adelántate a los hechos y haz que esto no pase dejándolo reposar con una mezcla de bicarbonato de sodio con un toque de limón.

Estos ingredientes, en vez de enmascarar el olor con otra fragancia, lograrán neutralizar el olor a “pie” en el zapato. Al terminar, coloca el calzado bajo una fuente de luz solar para que se seque.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments