Última actualización: 14.11.19

 

Siempre que realizamos actividades al aire libre de gran exigencia, tenemos que contar con un buen calzado, ya que al ser el protector de nuestros pies, será el soporte de nuestro cuerpo. Por ello, los expertos en prendas deportivas están en la búsqueda de materiales como el grafeno, que les confiere mayor resistencia y flexibilidad.

 

El grafeno es un tipo de material que se ha convertido en una pieza vital para la fabricación de numerosos dispositivos y componentes electrónicos, pero, además de ello, en los años recientes y en la actualidad, se realizan experimentos satisfactorios con su empleo en la moda deportiva, para ofrecerles a los excursionistas y aventureros que disfrutan del aire, más ventajas con respecto a la comodidad y desempeño de sus atuendos. De hecho, podemos encontrar este material en algunas que se consideran las mejores botas de montaña.

Una muestra de ello, fue la colaboración entre la firma británica Inov-8 y la Universidad de Manchester, que dio como fruto para el año 2018 el lanzamiento de las primeras botas de montaña con grafeno en sus suelas. El cual les aportó un 50% más de resistencia, un 50% más de flexibilidad y un 50% más de comodidad, sin que se aumente su coste, pero si su calidad. Con estas botas, los usuarios podrán caminar más kilómetros que con unas botas convencionales y sin importar el tipo de relieve a explorar.

 

 

¿Promete dar paso al futuro el grafeno?

El descubrimiento de este grandioso material que tiene propiedades ilimitadas, fue en el año 2004 por los científicos Andre Geim y Konstantin Novoselov, quienes ganaron el premio Nobel de Física en 2010.

Si te preguntas cómo está compuesto este material, debes saber que está formado por una lámina de carbono puro, en donde cada uno de sus átomos forman su estructura de manera parecida a los paneles de abejas es decir, siguen un patrón regular hexagonal, parecido al grafito. Es muchísimo más fino que una lámina de papel, casi transparente y es cinco veces más ligero que el aluminio, pues una lámina de un metro cuadrado sólo pesa 0,77 gramos. Sin embargo, es extremadamente resistente, ya que es 200 veces más fuerte que el acero y más duro que el diamante, al contar con una densidad de 2,267 g/cm3.

Así mismo, posee una gran capacidad de aportar a los productos flexibilidad, factor que influye favorablemente en la estructura de la suela de las botas, debido a que así se adaptarán mejor al terreno. Pero además, este componente es impermeable, no contamina, es capaz de generar electricidad a través de la energía solar y al ser combinado con otros materiales agradece sus ventajas, como ser conductivo del calor o repeler el agua.

Todas esas propiedades son aprovechadas por los fabricantes, al aplicar el grafeno en la construcción de ordenadores, coches, teléfonos móviles y equipos de música, hasta incluso podría servir como material en la fabricación de aviones, satélites espaciales o automóviles, haciéndolos más seguros para los seres humanos.

Debido a todos esos y otros factores positivos con los que cuenta el grafeno, con el pasar de los años, su aplicación en las cosas que encontramos diariamente a nuestro alrededor seguirá aumentando, como ha sido el caso del calzado deportivo. 

 

¿Importa la resistencia y flexibilidad en las botas?

Las botas de montaña son un tipo de calzado que se expone a múltiples condiciones climáticas así como a terrenos de diferentes superficies por largas y arduas horas, es por ello que todas y cada una de ellas deben de contar y ofrecerles a los usuarios la resistencia y flexibilidad necesaria, para llevar a cabo su actividad con total comodidad.

Los tejidos y materiales de las suelas, tienen que ser resistentes ante el paso del agua, para que los pies se logren conservar secos, pues es común que durante estas travesías se salpiquen e incluso sean sumergidas en arroyos o riachuelos. Así mismo, deben ser capaces de soportar los ascensos y descensos en los diferentes tipos de relieves montañosos, como los nevados, valles, colinas, volcanes y demás, para evitar situaciones desfavorecedoras en plena caminata, como una fractura o el deterioro de la bota.

Por otro lado, es conveniente elegir diseños de zapatillas deportivas, que se adapten flexiblemente a la forma de caminar del escalador, es decir que sean un poco rígidas o semi-rígidas, principalmente de suela para que se ajusten a su pie en cada paso.

Cuando se desea iniciar la práctica de algún deporte de montaña, se debe de dejar a un lado lo barato y optar por productos, especialmente de calzado, que sean de calidad, para que la comodidad de la extremidad sea efectiva y segura.

 

 

Inov-8 le da el sí al grafeno

Después de que la Universidad de Manchester y el fabricante de material deportivo inov-8 descubrieron las múltiples aplicaciones que posee el grafeno y las cualidades que incluye en las zapatillas deportivas, lanzaron las primeras botas de montaña con suela hecha de grafeno.

Estos creadores realizaron una mezcla de este material, con aquellos que comúnmente se utilizan en la fabricación de suelas, con el fin de proporcionarle un nivel de resistencia superior que las de goma convencional, así como también, la ligereza para impedir que se genere el agotamiento por su peso, flexibilidad para conseguir una mejor adaptabilidad, comodidad para ser llevadas durante los largos caminos y una extendida durabilidad.

Dichos modelos de botas fueron ROCLITE 335, con una capa aislante para los tiempos fríos y ROCLITE 345 GTX, que repelen el agua en los días de abundante humedad y lluvia. Estas botas les permiten a los excursionistas y aventureros realizar con eficacia sus actividades de largos y fuertes kilómetros, sin que les afecte la dificultad del terreno montañoso. Tanto el primer diseño como el segundo, se mantienen en la actualidad a la venta en las tiendas online y con buenas críticas por parte de los usuarios.

Con estos dos diseños, esta marca británica deportiva, logró ser la pionera en ventas de material con grafeno de alta calidad, pues según las palabras de su director de marketing y producto Michael Price, desarrollaron “suelas de goma que ofrecen el agarre más duro del mundo”.