Última actualización: 14.11.19

 

Para recorrer el camino de Santiago, no solo es fundamental tener las condiciones físicas, mentales y económicas, sino también, contar con una indumentaria preparada para la ocasión. Dentro de ella, destaca el disponer de unas zapatillas cómodas adaptadas a la forma de caminar y complementadas con un buen par de medias.

 

Para hacer una travesía como el camino de Santiago que comprende 33 etapas y un total de 764 kilómetros de recorrido aproximadamente completo, una de las recomendaciones más frecuentes es contar con unas botas de montaña que sean todo terreno, ya que debes pasar por muchos ambientes en los cuales deseas explorarlo todo, ya que es una aventura inigualable.

 

Apuesta por calcetines resistentes

Cuando se desea emprender este viaje, los calcetines juegan un papel importante, pues, al igual que otras prendas y calzados, se aconseja no estrenarlos durante el recorrido, si no hacerle un pequeño rodaje previo para asegurar que no van a incomodar y que se pueda caminar bien, no vaya a ser que en vez de buscar una aventura se termine consiguiendo un castigo para los pies, arruinando la experiencia de cruzar el camino de Santiago.

Por ser una ruta tan extensa, y si se toma la decisión de hacerla caminando, los pies se verán lastimosamente afectados, especialmente si se utilizan un par de calcetines normales, ya que no cubren las necesidades de protección que los pies requieren de manera prioritaria y necesaria para evitar lesiones graves.

Por ello, el calcetín adecuado es aquel llamado antiampollas, el cual está elaborado por una mezcla de materiales como la lycra y la poliamida, la cual tiene la función de ajustar de la mejor manera todo el pie. Además, no presentan en su diseño costuras, lo cual resulta ser su atractivo principal, ya que no producen molestias durante las caminatas, lo cual disminuye cualquier dolor que pueda aparecer por efecto de las uñas o ampollas.

Cabe resaltar que es importante tomarse el tiempo que sea necesario para eliminar las arrugas que se formen cuando se estén colocando los calcetines, ya que este factor es causa de la formación de ampollas, además se deben escoger calcetines de tejido transpirable. Algunos expertos de montañismo recomiendan el tejido coolmax, que permite que los pies no permanezcan mojados con el sudor.

Por último, queremos aclarar que los calcetines antiampollas no es que te van a eliminar las ampollas. Se ha creado este falso mito debido a sus cualidades para evitar que se produzca la aparición de esta fastidiosa lesión. Pero la verdad es que, con algunas recomendaciones como la aplicación de cremas, refrescar bien tus pies y luego secarlos e incluso hasta la colocación de doble media si así lo amerita la ocasión, te saldrán menos y podrás seguir adelante.

 

 

No te lleves el calzado nuevo

Las personas que son amante al senderismo, montañismo, las excursiones y por supuesto el recorrer largos trayectos de carretera, mencionan que para evitar la aparición de ampollas o alguna molestia que te incomode el viaje, lo mejor es no estrenar calzado, ya que no sabrás cómo se comportará durante el camino.

Si vas a comprar unas botas de montaña para realizar el tramo del camino de Santiago, toma el tiempo para medirte las veces que sea necesario tu calzado hasta sentirte cómodo. Si ya decidiste qué botas de montaña comprar para llevar a esta aventura, entonces procede a utilizarlas aproximadamente de un mes a mes y medio de tu expedición, esto te dará el tiempo necesario para estar seguro de que tu calzado es el apropiado y que no sufrirás lejos de casa. Lo recomendable es que lo evalúes en distintos ambientes y terrenos, así si tienes que hacer algún tipo de ajuste como colocar alguna plantilla, puedas seguir analizando tus opciones hasta que consigas el bienestar de tus pies de manera plena y segura.

Ahora, si tienes en tu armario un par de botas para este tipo de actividad, las cuales consideras favoritas y que las sientas realmente placenteras debido a que ya tienes el pie acostumbrado a largos kilómetros de recorridos utilizándolas, asegúrate que estén en condiciones aptas, porque si se encuentran demasiado gastadas, probablemente no lograrán acompañarte en todo el recorrido, lo cual podría ocasionar otro problema a la mitad del trayecto.

 

Tres tipos de calzado para esta peregrinación

 

A continuación mencionaremos los distintos tipos de calzados, de los cuales podrás elegir cual te favorece más para iniciar esta linda experiencia.

 

Botas de montaña

Al realizar el recorrido del camino de Santiago podrás encontrar diferentes relieves. Por ello, las botas de montaña resultan ser convenientes para el recorrido de pasos rocosos, al contar con una buena sujeción para los tobillos, a fin de evitar cualquier torcedura. Razón por la cual, la indicada sería de caña media e inclinada, lengüeta acolchada y un sistema de trenzado que aporte buena sujeción y firmeza. 

Con una suela que soporte las altas condiciones ambientales, lo recomendado seria de caucho de carbono de doble densidad, con un refuerzo en las puntas y en el talón, con membrana impermeable y transpirable esto le dará más seguridad y durabilidad. Este tipo de calzado hace referencia al ser usado más en épocas de frío ya que en los meses de verano generan más calor.

 

 

Zapatillas de trekking

Por su parte, algunas zapatillas de trekking tienen taqueado multidireccional en sus suelas lo que las convierten en un calzado con mayor agarre en los diferentes tipos de terreno. Por lo que este tipo de zapatillas podrían resultar ser una opción apropiada cuando se hace el camino de Santiago.

Estas zapatillas son ideales para eso meses calientes del año, al dejar libre el tobillo y ser ligeras posee mejor sistema de transpiración, la cual es una buena opción para esos caminos. Además, si no se está acostumbrado a usar las botas de montaña.

 

Sandalias cerradas

Cuando se realiza la caminata en los días de verano muchos feligreses optan por realizarla en sandalias cerradas con una sujeción adecuada al pie, ya que les permite mayor transpiración, pero no es lo recomendable.

Este tipo de calzado es multifuncional, ya que están diseñadas para dar frescura y comodidad, aunque algunas personas las usan como un complemento extra de la caminata para el descanso cuando llegan a los puntos de respiro.

Indiferentemente del tipo de calzado, elige aquel con el que sientas que vas a estar realmente cómodo durante el recorrido y que, además, ya estés acostumbrado a él.