Última actualización: 19.08.19

 

La oferta de mesas plegables en el mercado es muy variada, de modo que muchas veces los usuarios no saben cuál es el modelo que se adapta a sus necesidades. La resistencia es la principal característica que deben tener, por lo este puede ser tu criterio principal, que a su vez viene dado por los materiales de la estructura.

 

La compra de una mesa plegable supone tener en consideración una serie de aspectos esenciales que indican el nivel de calidad que posee dicho producto. Sin embargo, son tantos los materiales y las opciones para elegir, que en ocasiones los usuarios se sienten un poco desorientados sobre cuál es la mejor propuesta de compra adaptada a sus necesidades.

Debemos recordar que una mesa plegable es un artículo de gran utilidad, porque permite ser empleado para diversas actividades y al mismo tiempo, cuenta con la característica de ser ergonómico, lo que supone que no llega ocupar tanto espacio, en relación a los modelos convencionales. 

Al revisar lista de compra en el mercado aparece una gran cantidad de marcas, modelos, materia prima, funcionalidades y, por supuesto, costes. Pero, cuando hablamos de obtener a la mesa más resistente o la mejor mesa plegable del mercado, la decisión no es tan fácil, porque hablar de la resistencia supone analizar ciertas cuestiones:

Puede que la expectativa del usuario esté orientada únicamente a la durabilidad en cuanto al paso del tiempo. Esta consideración es muy general y no toma en cuenta otros factores, como por ejemplo, la frecuencia de utilidad, la zona donde estará situada la mesa, la cantidad de personas que la emplearán, el tipo de uso que se le pretende dar al producto, etc.

En otros casos, es probable que cuando se hable de resistencia, el usuario esté refiriéndose más bien a que la mesa pueda soportar la exposición a la intemperie. Esto llega a ser un poco más específico y permite a cualquier comprador descartar o incluir algunos modelos. 

Igualmente, el deseo de obtener una mesa resistente podría estar orientado hacia el soporte del peso de los usuarios que van a emplearla, dejando de ser un requisito el hecho de que la mesa esté expuesta al agua o al sol. Entonces, la indagación estará determinada principalmente por el número de plazas que tenga la estructura.

También, puede ocurrir que los usuarios deseen una mesa resistente, pero que al mismo tiempo sea ligera, así que aparecería como nuevo factor de valoración del producto: el peso que tenga la estructura. Lo más común es pensar que una mesa demasiado liviana no tendrá un alto nivel de resistencia, pero nuevamente debemos precisar bajo qué aspectos es considerada esta característica.

Probablemente, todos los usuarios tengan la intención de adquirir una mesa que sea resistente bajo todas las condiciones que se mencionan anteriormente, y decir que soporte el paso del tiempo, la exposición a los agentes naturales, que tenga la robustez para albergar a varias personas y que, aún cumpliendo todo esto, puede resultar fácil de transportar. Esta sería la mesa perfecta.

De acuerdo a los diferentes tipos de materia prima que existen en el mercado, podemos identificar al menos tres grandes grupos de mesas plegables, que son adecuados para los usuarios por su nivel de resistencia, sabiendo que este variará en función de los aspectos que mencionamos.

 

 

Las mesas plegables de madera

La madera, en cualquiera de sus variaciones, ocupa el primer lugar en cuanto al nivel de robustez de casi cualquier tipo de producto, ya que se trata de un material de alta densidad. En el caso de las mesas hechas de madera, estas pueden soportar un alto nivel de peso y también cierto nivel de exposición a la intemperie, ya que pueden soportar sin problemas el sol, el viento y el polvo. No obstante, cuando se trata de lluvia, agua o humedad, en ocasiones la madera no es la materia prima más conveniente.

Uno de los grandes defectos de esta materia prima es justamente la propensión a la formación de hongos o cualquier otro síntoma de humedad. Por eso, la mayoría de las estructuras se someten a un tratamiento especial para sellar los poros naturales de su estructura, pero en ocasiones este no llega a garantizar que la mesa estará completamente a salvo de la aparición de hongos, si entra en contacto con la humedad.

Otro problema que tienen las mesas de madera es su peso, puesto que al ser una materia prima de alta densidad, resulta más difícil fabricar estructuras livianas, por lo que algunos usuarios tienen dificultades para trasladarlas de un lugar a otro de forma cómoda, así que terminan descartando su elección.

 

Las mesas plegables de plástico

Este grupo es otro de los más comunes en la fabricación de mobiliario en el mercado, especialmente de artículos que reducen su tamaño. Entre sus principales ventajas, encontramos un buen nivel de resistencia en cuanto a la exposición a los espacios naturales. Por ejemplo, el plástico puede tener contacto con el agua, sin que esto represente un deterioro para la estructura.

Igualmente, un factor de gran atractivo para los compradores es que este grupo de mesas tienden a tener un peso más liviano, siendo esta una característica que todos valoran de forma positiva, porque facilita su traslado e incluso su almacenamiento. No obstante, si tuviéramos que identificar algún contra, podemos decir que estos modelos no están hechos para soportar en su estructura a tantas personas, así que si esta es tu prioridad, puede que no te convenga adquirir una opción de este grupo.

 

 

Las mesas plegables de metal

Entre la oferta de opciones las mesas de metal también resultan llamativas para los compradores, debido a que, dependiendo del tipo del metal empleado, poseen la ventaja de no tener un peso tan elevado, al igual que las de plástico. Del mismo modo, este tipo de mesas es uno de los más resistentes al peso que se ejerce sobre ellos y al paso del tiempo. En cuanto a su colocación en espacios abiertos, la amenaza más común en este grupo de mesas es que si entran en contacto frecuente con la humedad, pueden llegar a presentar signos de oxidación en algunos tipos de aleaciones, lo que a largo plazo deteriora la estructura. Respecto al nivel de plegado, este grupo de mesas también resulta fácil de montar y desmontar siendo otra ventaja importante para los usuarios.

En suma, decir cuál es el modelo más resistente dependerá de las necesidades de cada usuario, así como de las condiciones de empleo de la mesa. En todo caso, al conocer las características generales de las opciones más comunes, estás en condiciones de determinar cuál es la adecuada para ti.