Última actualización: 17.09.19

 

¿A quién no le gustaría observar el cielo y aplicar ciertas técnicas especiales para conseguir la visualización de algunos planetas? En esta actividad no solo es necesaria la presencia de una buena guía, también es necesario utilizar algunos productos que podrían facilitarte la tarea, como por ejemplo un telescopio o un prismático. 

 

Hay quienes consideran que la observación del cielo nocturno se está volviendo un pasatiempo especial para muchas personas, es por ello que buscan contar con una guía ideal incluso para poder apreciar claramente los planetas. Siendo así, existen algunas herramientas que deberás considerar para comenzar con esta mágica actividad, como por ejemplo, un telescopio o el mejor prismático, todo siempre dependiendo de tus requerimientos, pues de igual manera existirán momentos en que uno será más práctico que otro dependiendo de lo que quieras ver.

 

Recomendaciones básicas

Algunas recomendaciones que debes seguir para comenzar apropiadamente a observar el cielo, y todo lo que en él se encuentra, tiene que ver con buscar un lugar apropiado para desempeñar dicha acción. Este sitio debe de estar oscuro y despejado, por tanto, algunos expertos recomiendan salir de la ciudad para evitar cualquier interferencia debido a la contaminación o la luminosidad de la mancha urbana y buscar el espacio más indicado. 

De esta manera, al conseguirlo solo deberás esperar a que tus ojos se adapten a la inexistencia de luz y posteriormente comenzar a conocer lo que llamamos el mapa del cielo, las estrellas y las constelaciones.

Diferenciar los planetas de las estrellas es un punto fundamental, para ello, debes asegurarte de que estos no destellen, pues al destellar constantemente significaría que solo estás viendo una estrella. En cambio, los planetas se caracterizan por ser los puntos más brillantes que parecen moverse al margen del resto de las estrellas habidas en el cielo pero como ya mencionamos no titilan.

 

 

Cuida tus ojos

La recomendación más importante que deberás tomar en cuenta siempre, tiene que ver con el hecho de evitar ver el sol con prismáticos, pues la visión directa del mismo empleando prismáticos podría causar graves daños a tu vista, pudiendo incluso dejarte ciego. En este sentido, existen técnicas especiales para lograr una observación segura.

En conclusión de las recomendaciones, muchas personas coinciden en que la época de verano es la mejor para iniciarse en esta tarea de la observación del cielo y los planetas, ya que existe una buena temperatura de noche y una gran cantidad de estrellas que poder admirar.

 

Guía de observación de los planetas

 

NEPTUNO

Poder ver Neptuno resulta un poco complejo. Tanto así, que ni siquiera el uso de unos prismáticos astrológicos sería suficiente. En este sentido, si deseas encontrarlo rápidamente tendrías que recurrir al uso de alguna aplicación astronómica, a menos que tengas la oportunidad de aprovechar un cielo en ausencia de la luna, es decir, completamente oscuro. De esta manera, quizá podrías ver algo con ayuda de los prismáticos antes mencionados. Ahora, si posees algún telescopio apropiado para tal acción, podrías lograr verlo apreciando un disco con tonalidades azules y grises pálidos.

 

SATURNO

A diferencia de Neptuno, Saturno resulta visible a simple vista, por tanto, una forma de verlo es empleando un telescopio, de esta manera, podrías notarlo con un tono ligeramente amarillento. La tarea es más sencilla cuando sabes incluso donde se encuentra ubicado. Expertos comentan que cada 15 años los anillos de este planeta se logran ver de perfil desde la tierra, es decir, se pueden apreciar unas líneas delgadas pero sin duda es una experiencia espectacular.

 

URANO

El grado de dificultad al querer ver el planeta Urano es un poco más elevado. Para llevar a cabo tal acción el planeta deberá estar primeramente en su punto más brillante. Asimismo, el cielo tendría que estar totalmente oscuro y, por supuesto, libre de contaminación lumínica.  En este sentido, será suficiente con que emplees los prismáticos astronómicos, pues con estos mismos lograrías ver el planeta como si fuera una estrella en forma de disco azulado y verde. Urano también requiere del uso de una aplicación astronómica para conseguir su ubicación exacta.

 

 

VENUS

Cuando hablamos de venus, nos referimos al planeta más fácil de ver a simple vista pues incluso está calificado como el tercer objeto con más brillo existente en el firmamento. Es decir, este planeta sigue después del del sol y la luna. Siendo así, con el uso de un telescopio podrías observar las diferentes fases de este planeta, mientras que con algunos prismáticos podrías mirar solo algunas de las fases, ya que resultaría un poco más complicado. Tratándose de un planeta con gran brillo, este mismo sería capaz incluso de proyectar sombras en la superficie de la tierra. Además su aparición se alterna en el cielo ya sea para el amanecer y el atardecer.

 

MARTES

El planeta martes puede ser visto durante diferentes etapas a lo largo del año y lo mejor es que también se puede observar con facilidad. Este conserva un color muy peculiar como lo es el anaranjado, aunque a veces se torna un poco amarillento. Todo se debe en parte a su gran órbita que incluso resulta más grande que la de la tierra. En cuanto a los implementos que podrías utilizar para la observación, expertos mencionan que un telescopio así como un prismático astronómico estaría muy bien para detallar partes de la superficie.

 

JÚPITER

Su identificación en el cielo nocturno resulta más fácil de lo que parece. Además, también suele verse durante el atardecer justo como el planeta venus. Cabe destacar que el movimiento de este planeta es muy lento y si quisieras verlo en detalle tendrías que emplear un telescopio de gran tamaño, mientras tanto empleando solo un prismático astronómico podrías mirar su forma como un disco blanco y pequeño.